¿Cuáles son los problemas hormonales de la mujer?

Los problemas hormonales de la mujer son una causa de infertilidad frecuente.
Amenorrea, trastornos en la regla, alteraciones en la tiroides, hiperprolactinemia… ¿Te suenan? Son algunos de los problemas hormonales que se pueden presentar en la mujer.
A través de las pruebas diagnósticas femeninas, es posible saber qué es lo que está ocurriendo en el cuerpo de la mujer para que no ovule de manera correcta y que, por tanto, no logre quedarse embarazada de manera natural. Estas pruebas, entre las que encontramos analíticas y diversos estudios, sirven para determinar qué tipo de alteración hormonal tiene la mujer y, de esta manera, seleccionar el tratamiento más adecuado para solucionarlo.

Una alteración de la ovulación puede estar ocasionada por razones fisiológicas o relacionadas con una alteración en la hipófisis, que es la parte del cerebro que regula las hormonas.
Cuando la regla no llega en el momento que debería llegar, puede ser por dos razones: bien porque existe un embarazo, o bien porque existe una razón por la que el cuerpo no está funcionando de manera correcta.
Las alteraciones hormonales más comunes en la mujer son las siguientes:

Amenorrea

Un ciclo menstrual se considera normal cuando tiene una duración de entre 21 y 35 días. Sin embargo, cuando este, normalmente, tiene una duración mayor, es posible que exista una razón por la que se esté alargando, que debemos identificar para poder ayudar al cuerpo a que funcione de manera correcta.
La amenorrea es la ausencia de menstruación, de carácter permanente o temporal, durante el tiempo que equivaldría a 3 ciclos o a un periodo de 6 meses.
La amenorrea puede ser primaria, es decir, cuando una mujer nunca ha tenido la regla a una edad de entre 14 y 16 años; o secundaria, es decir, cuando después de haber tenido reglas, estas desaparecen durante 6 o más meses. Y puede tener origen en el cerebro (hipotálamo e hipófisis), responder a un fallo ovárico o estar en la zona genital (vagina y útero).
Cuando, tras la aparición de la amenorrea, se descarta el embarazo, las causas más frecuentes de esta suelen ser trastornos como el síndrome de ovario poliquístico, la hiperprolactinemia o el fallo ovárico, entre otras.

Alteración del perfil hormonal: hiperandrogenismo

El hiperandrogenismo consiste en que la mujer tiene un elevado nivel de andrógenos, es decir, de hormonas típicamente masculinas, como la testosterona.
Esta alteración hormonal produce hirsutismo, un exceso de vello oscuro y espeso que comienza a poblar zonas en las que típicamente prolifera el vello masculino, como la barbilla, el labio superior, los brazos, la parte baja de la espalda, la línea alba o las areolas mamarias. También pueden aparecer signos de calvicie, problemas de acné, irregularidad menstrual, diabetes tipo 2 o hipertensión arterial, entre otros.
Una de las causas más frecuentes del hiperandrogenismo es el síndrome de ovario poliquístico (SOP), aunque este también puede estar en raras ocasiones ocasionado por la aparición de un tumor ovárico o suprarrenal o no tener una causa identificada.

Alteraciones en tiroides: Disfunción tiroidea
Conocidas como hipertiroidismo e hipotiroidismo, las alteraciones de la tiroides pueden provocar ciclos menstruales irregulares y perjudicar a la fertilidad de la mujer. Es importante, además, tener bajo control la tiroides antes y durante el embarazo, ya que esta se asocia a una mayor morbilidad y mortalidad materno-fetal.
La tiroides es una glándula situada en la parte anterior del cuello y su función es regular las hormonas relacionadas con el sistema endocrino. En el hipotiroidismo, la tiroides funciona más despacio de lo que debería y, por el contrario, en el hipertiroidismo, la tiroides funciona por encima de lo que debería. En ambos casos, estos cambios pueden desencadenar alteraciones en el peso, cansancio, debilidad general, depresión, estreñimiento, irritabilidad…

Las alteraciones en la tiroides tienen origen desconocido. Normalmente, se trata de un problema de tipo genético, pero también existen determinados tipos de mujeres que tienen mayor riesgo de padecer estos problemas, como las que padecen enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide, celiaquía, enfermedad de Graves, Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), esclerosis múltiple…), las que han experimentado una cirugía de tiroides o las que han tomado determinados tratamientos farmacológicos, sobre todo relacionados con trastornos psíquicos.

Hiperprolactinemia

Cuando la prolactina está alta, puede provocar amenorrea, y es un problema frecuente de fertilidad.
La prolactina es la hormona encargada de la producción de leche materna. Si se desea quedar embarazada, la prolactina debe estar en niveles normales, por debajo de 25 ng/ml.
La hiperprolactinemia puede tener origen en varias causas. Por un lado, puede estar ocasionada por la toma de medicamentos como antidepresivos, antipsicóticos, hormonales u opiáceos, entre otros. Por otro lado, su origen puede estar en causas fisiológicas, como el estrés, la falta de sueño, la lactancia, el embarazo… Y, además, puede ser consecuencia de otras enfermedades, como tumores, síndrome de ovario poliquístico, hipotiroidismo…

Síndrome de ovario poliquístico (SOP)

El síndrome de ovario poliquístico es una alteración endocrina por la que se producen problemas de ovulación e hiperandrogenismo. Como ya te explicamos en este otro artículo, el SOP se produce por un exceso de hormona LH (luteinizante) y un nivel alto de insulina, que juntos hacen que el cuerpo de la mujer produzca mayor nivel de testosterona.
Lo que ocurre en estos casos es que los óvulos no terminan de madurar a lo largo del ciclo menstrual y, en lugar de expulsarse con la menstruación, se quedan en los ovarios generando pequeños quistes.

 

Menopausia precoz

La menopausia es el proceso por el que la mujer va dejando, poco a poco, de tener la menstruación, para dar comienzo a una nueva etapa de su vida durante la madurez. Se produce entre los 45 y los 55 años, aproximadamente, y con ella comienza el climaterio, momento en el que la mujer abandona su etapa fértil.
La menopausia precoz puede aparecer antes de los 40 años, perjudicando así a la fertilidad de la mujer. Tal y como te contamos en este otro post, cuando existen antecedentes familiares, hay mayor probabilidad de que se desarrolle, así como en casos de enfermedades autoinmunes o hipotiroidismo. A pesar de ello, en la práctica totalidad de los casos la menopausia precoz no tiene una causa concreta.

Como comentábamos al inicio de este artículo, todos estos problemas hormonales generan, además de otros síntomas endocrinos y hormonales, alteraciones menstruales y problemas de fertilidad. Es por ello por lo que, la pareja que tiene dificultad para lograr el embarazo, debe realizarse un diagnóstico completo, para poder detectar qué es lo que está fallando y solucionarlo si es posible antes de realizar el tratamiento de reproducción asistida, y así tener un mejor pronóstico de éxito.

¿Quieres formar una familia? En PMH FERTILITY CENTER podemos ayudarte. Si necesitáis orientación o tienes dudas, ponte en contacto con nosotros sin compromiso, estaremos encantados de ayudarte.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *